Me da miedo a hablar en público ¿Es normal o es un trastorno?

¿Miedo a exponer o a exponerse?

El miedo a hablar en público es una sensación que la mayoría de las personas han experimentado alguna vez en sus vidas.

Ya sea por la exposición de un trabajo o presentación en el centro de estudios, o como un discurso informal, el miedo a enfrentarse con la multitud puede aparecer.

Si le interesa saber más sobre el miedo a hablar en público, continúe leyendo

¿Qué es el miedo a hablar en público?

La mayor parte de las personas han experimentado, al menos, algo de nerviosismo cuando tienen que hablar en público.

Sentir nervios al hablar en público es normal

El miedo a hablar en público es la sensación de tensión, nerviosismo y estrés que sucede previamente a tener que dar un discurso ante varias personas.

Estas emociones son normales. El hecho de exponerse delante de multitud, ser el centro de todas las miradas y el eje de atención, puede ser del gusto de exhibicionistas o histriónicos, pero no es lo habitual.

Lo normal es que, antes estas circunstancias, haya tensión y nerviosismo.

Preguntas tales como “¿Lo voy a hacer bien?”,”¿Y si me equivoco?” o “¿Hare el ridículo?” comienzan a acudir a la mente provocando la sensación de nerviosismo.

Asimismo, el hecho de dar un discurso supone en sí mismo un acto de responsabilidad, ya que los resultados del mismo dependen de uno mismo.

Todas estas circunstancias desencadenan la sensación de nervios previa a hablar en público y es totalmente normal.

Pero, ¿qué ocurre si el nerviosismo se torna en miedo? ¿Es un trastorno?

Ante la perspectiva de hablar en público, son muchas las personas que sobrepasan la sensación del nerviosismo normal y experimentan un gran malestar y angustia.

La sensación de nerviosismo puede desembocar en miedo o ansiedad

Se trata de ansiedad o miedo extremo a exponerse a la situación de hablar en público.

Esto puede hacer que aparezca insomnio, taquicardias, cambio en el apetito y otros síntomas asociados con la fobia.

Y no podía ser de otra forma, porque estos son casos de fobia y, por consiguiente, de un trastorno. Se trata de una sensación muy desagradable que causa un gran malestar.

Si quiere saber en qué circunstancias el miedo hablar en público es un trastorno, pinche aquí

Puede resultar sensato pensar que la mejor solución a este problema es simplemente no hablar en público.

Esto es un remedio, pero a corto plazo, ya que puede haber situaciones imposibles de eludir, ya que pueden poner en juego el trabajo o la nota de un examen.

Además, la evitación no es nunca la solución, sino un modo de maquilar el problema, ya que este sigue ahí aunque se haya logrado eludir.

Por otro lado, y pensando fría y racionalmente, padecer este u otro tipo de fobia es algo muy limitante que nos impide realizar determinadas cosas, sean de menor o mayor importancia.

Es absurdo, por consiguiente, sufrir ante estas situaciones o estar teniendo que evitarlas con sus consecuentes posibles repercusiones laborales, de estudio o sociales.

Por ello, en estos casos, lo más recomendable es acudir a un profesional que pueda dar estrategias para superar el problema.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*