¿Sabes por qué eres zurdo o diestro? La respuesta: La lateralidad cerebral

lateralidad-psicodifusion

El 90% de las personas son diestras, es decir, prefieren utilizar la mano, la pierna o el pie derecho frente al izquierdo. Asimismo, tienen preferencia por el campo visual derecho.

Por el contrario, un 10% de la población es zurda y tiene preferencia por el lado izquierdo del cuerpo. Muchas personas, además, se declaran ambidiestras, es decir, que les es indiferente utilizar un lado u otro del cuerpo.

En el presente artículo se explica el motivo de por qué algunas personas son diestras, zurdas o ambidiestras.

¿Por qué se elige un lado frente al otro?

El motivo de que las personas sean zurdas o diestras se relaciona con la lateralidad cerebral. La lateralidad cerebral es la propensión que tiene cada persona para utilizar su lado izquierdo o derecho del cuerpo, lo cual lo define como diestro o zurdo.

La lateralidad cerebral se relaciona con ser zurdo o diestro

La lateralidad cerebral se establece según qué función asuma cada uno de los hemisferios cerebrales.

En este sentido, cabe señalar que aun no se conoce de dónde procede el mito tan extendido de que el hemisferio izquierdo del cerebro regula lo racional y el derecho lo emocional, de modo que cada persona es más emocional o racional en dependencia de la utilización, activación o desarrollo de cada hemisferio. Esta afirmación no solo es falsa, sino que resulta absurda, ya que el cerebro humano actúa como un todo, integrando la información racional y emocional, gestionando diferentes procesos.

Que el hemisferio izquierdo es racional y el derecho emocional es un mito

No obstante, el cerebro tiene áreas especializadas en diferentes funciones, siendo uno de los hemisferios cerebrales el que se encarga del lenguaje. Este hemisferio se denomina hemisferio dominante del lenguaje.

Asimismo, ambos hemisferios cerebrales se encargan del movimiento de un lado del cuerpo, pero lo hacen de modo cruzado, es decir, que el hemisferio derecho controla el lado izquierdo del cuerpo y viceversa. De este modo, las órdenes de movimiento del lado derecho del cuerpo parten del hemisferio cerebral izquierdo, y las órdenes de movimiento para el lado izquierdo del cuerpo parten del hemisferio derecho del cerebro.

En función de qué hemisferio cerebral sea el hemisferio dominante, la persona será zurda o diestra, ya que el lado del cuerpo que controla este hemisferio será el preferente para la persona y con el que se sienta más hábil. De este modo, si el hemisferio dominante es el izquierdo, la persona será diestra y, si es el derecho, la persona resultará ser zurda.

La mayor parte de las personas son diestras y muestran una preferencia por utilizar las manos, las piernas y el lado derecho del cuerpo frente a izquierdo. El campo visual de los diestros también se dirige preferentemente hacia la derecha. Estas personas tienen localizada su área del lenguaje en el lado izquierdo del cerebro y por ello son diestras.

La mayor parte de las personas son diestras

¿Cuál es el motivo de ser ambidiestro?

Aunque hay muchas personas diestras que utilizan sin dificultad su mano izquierda, esto no suele ser lo habitual. Generalmente, las personas prefieren utilizar el mismo lado del cuerpo para manipular objetos y realizar movimientos más precisos. Esta condición se denomina dominancia homogénea y es la que presentan la mayor parte de las personas diestras. Esto ocurre porque la localización cerebral del lenguaje se localiza en la parte izquierda del cerebro.

Por el contrario, las personas zurdas no siempre poseen dominancia homogénea y es por eso por lo que les cuesta menos utilizar la mano o la pierna derecha o les es indiferente cuál de ellas utilizar. Esta condición se denomina dominancia heterogénea y la presentan las personas ambidiestras.

La dominancia heterogénea se puede deber a dos motivos:

El primer motivo es por adaptación. Hay un 90% de personas diestras frente a un 10% de zurdos, por lo que los objetos y, en definitiva, el mundo, están diseñado para las personas diestras. Esto obliga a que muchas personas zurdas aprendan a utilizar determinados objetos o a realizar algunos procesos con sus extremidades derechas.

El segundo posible motivo es que el núcleo del lenguaje de estas personas zurdas no reside exactamente en el lado derecho, sino en la mitad del cerebro, ocupando los dos hemisferios cerebrales. Esto hace que a la persona le sea indiferente utilizar la mano o la pierna izquierda o derecha.

Estas son las razones por las que a la mayoría de los diestros les cuesta más hacer las cosas con la mano izquierda y a los zurdos les cuesta menos hacer las cosas con la mano derecha.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*