Estrategias generales de gestión de tiempo

Algunas estrategias útiles de gestión de tiempo son:

Si no puedes evitar, abrevia:

En el caso de que la interrupción no pueda ser evitada, procura que ésta sea lo más breve posible.

Si te interesa conocer los factores que influyen en la mala gestión del tiempo, pincha aquí

Agrupa las tareas:

Antes de comenzar la jornada laboral es útil que las tareas se agrupen por similitud. Por ejemplo, si hay que mandar correos y hacer llamadas, se hacen todas las llamadas seguidas y después se procede al envío de correos.

Delega:

Es conveniente delegar, sobre todo las tareas menos importantes.

Cada cosa a su tiempo:

Las tareas deben comenzarse y finalizarse una por una y una tras otra. No es conveniente ocuparse con varias tareas al mismo tiempo.

Acaba lo que empiezas:

Organiza las tareas de modo que puedas finalizarlas en tu jornada evitando dejarlas para continuarlas al día siguiente.