El doctor que creía ser devorado por bichos, el episodio de la cocaína y cómo se acuñó el Signo de Magnan

episodio de la cocaína- Psicodifusion
"[...] pequeñas y fieras alimañas / que devoran mi vida / hasta contaminarse". Antonio Belarte Alíaga ("Ni vertiendo polvo")

Una de las primeras cosas que se aprenden sobre los psicofármacos es que una de las principales diferencias entre los medicamentos, las drogas y los venenos es la dosis. Obviamente, los fármacos tienen un fin terapéutico mientras que las drogas están orientadas hacia la recreación.

Actualmente existen organismos competentes que regulan la administración de medicamentos de forma segura, de modo que queden exentos de peligro y cuyo beneficio terapéutico esté avalado con multitud de estudios y pruebas. Por ello, en la actualidad se percibe una clara distinción entre los medicamentos y las drogas aunque, históricamente, no siempre ha sido así. Y este es el caso de un médico que, en su afán de encontrar una solución a su dolencia, acabó creyendo ser devorado por bichos.

El doctor Ernst Fleischl von Marxow fue un médico austriaco de mediados del siglo XIX dedicado al campo de la investigación en neuropsicología. Desafortunadamente, mientras realizaba la disección de un cadáver sufrió una lesión en su dedo pulgar, el cual se infectó y tuvo que ser amputado. Durante años sufrió dolor crónico derivado de la amputación el cual intentaba aliviar con morfina, medicamento que se estilaba prescribir como analgésico en aquella época. Esta situación le condujo a una profunda adicción a esta sustancia.

Sigmund Freud, que por aquel entonces había hecho grandes descubrimientos sobre el efecto analgésico de la cocaína, era íntimo amigo de Ernst Fleischl y le recomendó este estupefaciente como remedio para su dolencia. Freud había descrito el efecto euforizante, analgésico y afrodisiaco de la cocaína, pero también la proponía como un tratamiento eficaz contra la adicción a la morfina. De este modo, el doctor Ernst Fleischl von Marxow comenzó un tratamiento con cocaína y de este mismo modo fue como también, poco tiempo después, pasó de ser un adicto a la morfina a un adicto a la morfina y a la cocaína.

Pero esta no fue la peor consecuencia del tratamiento experimental, el dolor de doctor no solo no se aliviaba, sino que se extendió por todo el cuerpo. Ernst Fleischl declaraba que multitud de gusanos e insectos lo devoraban por dentro y que se abrían paso a la superficie a través de su piel. La angustiante situación lo llevó a realizarse cortes en el cuerpo para poder extraer más fácil y menos dolorosamente los insectos hambrientos. Pero nadie más que él veía a estos parásitos. Sus colegas, alarmados por la situación, lo remitieron a Valentin Magnan, un médico francés experto en psiquiatría y en adicciones. Poco tiempo después Magnan describió lo que ahora se conoce como “el signo o síndrome de Magnan”, una psicosis derivada de la ingesta de cocaína que provoca alucinaciones táctiles dolorosas por las que se percibe la presencia de cuerpos extraños bajo la piel.

Devastado de dolor y deteriorado al máximo por su enfermedad, Marxow muere el 22 de octubre de 1881 con 45 años de edad. Freud sintió una gran culpa por este hecho al que denominó “el episodio de la cocaína”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*