La eyaculación precoz: Qué es y cómo reconocerla

La eyaculación precoz es quizá uno de los problemas más frecuentes en la población masculina en el ámbito de la sexualidad, junto con la disfunción eréctil. Se estima que al menos un 75% de los hombres han manifestado algún episodio de eyaculación precoz alguna vez en sus vidas y que aproximadamente un 30% la acusa en su vida sexual habitual.

La eyaculación precoz no solo afecta a las relaciones sexuales, sino que puede llegar a causar trastornos emocionales, de pareja y de autoestima.

¿Soy eyaculador precoz?

Es importante que se clarifique el significado de la eyaculación precoz y, que por consiguiente se efectúe la pregunta “¿soy eyaculador precoz?” Ya que la creencia de eyacular precozmente puede ser confusa.

En este sentido, la influencia de los medios de comunicación y la importancia que le otorga el entorno en cuanto a tiempo de lo “correcto” sexualmente, pueden distorsionar la idea sobre la eyaculación. No es infrecuente que adolescentes o personas que comienzan sus primeras relaciones sexuales manifiesten que son eyaculadores precoces. En ocasiones, sí existe una evidencia de eyaculación precoz en el coito, pero si nos referimos a una persona joven que ha tenido sus primeras relaciones sexuales y que se autodenomina eyaculador precoz porque eyacula diez minutos después de la penetración, no estamos, por mucho que lo reafirme la persona, ante un eyaculador precoz, sino más bien, ante un héroe.

La percepción de tener un problema cuando no lo hay por la comparativa con los tiempos que parecen ser aceptables ante modelos que no lo son, como por ejemplo, la pornografía, pueden conducir a la confusión. Por ello, es necesario ser conscientes que, en lo que a sexualidad se refiere, lo que manifiesta el entorno, los medios de comunicación o la literatura no son referentes fiables y mucho menos la pornografía, ya que no hay que olvidar que en ella se implican actores y actrices. Comparar los tiempos de eyaculación con los que habitualmente trasmiten las directrices pornográficas sería como comparar un trayecto en coche de casa al trabajo como el trayecto en coche de casa al trabajo en una película de acción (normalmente los coches no vuelan ni explotan).

Si bien es cierto que en las primeras relaciones sexuales la eyaculación precoz suele tener más incidencia que en la vida sexual avanzada, hay que decir que no ocurre siempre así y que la eyaculación precoz no es edad dependiente, como tampoco lo es el trastorno eréctil. Personas con una vida sexual avanzada pueden comenzar a padecer eyaculación precoz independientemente de la edad de la persona.

En definitiva, si las relaciones sexuales son satisfactorias independientemente del tiempo en el que ocurre la eyaculación, no hay eyaculación precoz. Por el contrario, si el estimulo eyaculatorio no se identifica y aparece de modo repentino previamente a lo deseado y esto causa malestar en la persona y/o en su pareja, estamos ante un caso de eyaculación precoz.

¿Qué es la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz no es una patología, sino una disfunción sexual que consiste en la falta de control en la eyaculación que provoca malestar en la persona y en su pareja.

En este sentido, cabe señalar que la definición de eyaculación precoz, en cierto modo, queda exenta de tiempos, ya que el problema no reside en los minutos en los que una persona eyacula, sino en el malestar y en la insatisfacción sexual que puede provocar una pronta eyaculación.

Esto se deriva de los primeros estudios que se realizaron sobre la eyaculación masculina, en los que se concretó que la eyaculación precoz correspondía a la acción de eyacular en menos de dos minutos después de la penetración, pero investigaciones posteriores demostraron que aproximadamente el 50% de los hombres eyaculan antes de que su pareja tenga un orgasmo (Masters y Johnson) y que el 75% de la población masculina eyacula en menos de dos minutos después de la penetración en más de la mitad de sus relaciones sexuales (Alfred Kinsey, 1950) sin que este hecho resultase ser problemático.

La respuesta sexual del hombre consta de las siguientes fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución:

eyaculacion precoz 2

Si se atiende a la gráfica, podemos comprobar que la excitación va aumentando hasta la fase de la meseta hasta que se produce el orgasmo y la eyaculación. La eyaculación precoz carecería de esta fase de meseta, por lo que la respuesta sexual pasaría directamente de la excitación hasta el orgasmo.

Esto deriva en que el acto coital no sea placentero, ya que se interpreta como incompleto o insatisfactorio, independientemente del tiempo de excitación percibido.

En conclusión, la eyaculación precoz no es una enfermedad, pero sí puede llegar a causar malestar, por lo que se le denomina disfunción. Eyacular precozmente no consiste en eyacular antes o después de un tiempo concreto, sino en eyacular sin percibir previamente el estímulo eyaculatorio, es decir, sin control ni aviso y en el consecuente malestar que pueda acarrear este suceso.

Tipos de eyaculación precoz

La eyaculación precoz se puede clasificar en dos categorías que son las siguientes:

Eyaculación precoz primaria: Es aquella que ocurre desde el comienzo de la vida sexual de la persona.
Eyaculación precoz secundaria: Es aquella que aparece en un momento dado en la vida sexual de una persona.

La eyaculación precoz secundaria puede deberse a otro tipo de problema o disfunción o puede surgir de modo repentino.

La eyaculación precoz, ya sea primaria o secundaria es susceptible a tratamiento y, por consiguiente a su solución y/o mejora. Es importante que se acuda a un profesional para solicitar la ayuda pertinente, ya que alargar el problema únicamente desemboca en el aumento del malestar de la persona que lo padece.

4 comentarios en La eyaculación precoz: Qué es y cómo reconocerla

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Mitos y relación de la cultura con las disfunciones sexuales

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*